Páginas vistas en total

miércoles, 15 de diciembre de 2010

¡Qué disgusto! (II parte)

Al hilo del post anterior seguí reflexionando, he de recordar que tengo 24 horas al día dedicadas ex proceso para ello, y me he dado cuenta de que otra de las grandes citas que me perderé en estas fechas navideñas o prenavideñas gracias a mi situación de desempleado es: ¡la cena de empresa! sí, haré cena de master en la que seguramente disfrute mucho más, teniendo en cuenta la panda de golfos que somos, pero lo de la cena de empresa es una tradición que me duele en el alma perderme. Una tradición que crearía algún subnormal de estos que piensa que la empresa debe ser como una familia, para hacer piña, un listillo de estos escritor de libros de autoayuda que no ayudan ni a ZP a encontrar la crisis. Pensó en un momento de lucidez "llevando a los empleados a una cena en estas fechas tan entrañables seguro que consigo que se vean como hermanos y rendirán más" Sí, por los cojones. Tú dales el dinero de la cena en vales de copas de 2x1 y verás el resultado. la cena de empresa es la demostración de que todos somos bipolares: es el momento de la vida en el que pasas con mayor rapidez de un estado de tensión y acongojamiento a uno de euforia y exaltacion de la amistad. Al llegar piensas: "¿cómo me voy a divertir en la cena si no podemos poner a parir al jefe?" Al final, tras tres botellas de vino, una de chupitos y varias copas, acabas poniendo a parir al jefe delante del jefe pero con una risa de borracho, que eso suaviza, y él te abraza "no pasa nada". No pasa nada, no pasa nada... Que lo sepa todo el mundo, los jefes tienen una estrategia prefijada antes de la cena de empresa, que se hacen los tajaos los muy jodios para sacar información reservada (como los Wikileaks) y luego la van soltando a pildoritas a lo largo del año. Tal vez no al día siguiente, pero se la guardan hasta el momento oportuno, en una discursión o en una bronca, para dejarte sin argumentos, son sibilinos... El tema del día después de la cena es otro cantar. Un consejo de parado a trabajadores: si podéis cogeros vacaciones a partir del dia después de la cena. El listillo inventor de estas cenas seguro que pensó que a raíz de una cena, los días posteriores serían de armonía, los intercambios de sonrisas serían fecuentes y el ambiente se dibujaría como el país de los Teletubbies, pero no contó con una de las mayores debilidades del género humano: la carne... Y es que la paridad trae consigo que en la mayoría de empresas, como es lógico, haya hombres y mujeres (y viceversa) y el alcohol porvoca lo que provoca y un hombre cuando está de fiesta en compañía de una mujer durante más de veinte minutos empieza a perder sangre en el cerebro (ya sabemos todos donde va) y no evalúa las consecuencias de tirarle los trastos babosamente a la compañera de toda la vida. Y al día siguiente... los intercambios de sonrisas se convierten en intercambios de dardos voladores imaginarios, el país de los Teletubbies se convierte en la casa de Los Serrano (que ahí con tanto lío entre hermanos había más tensión que en un restaurante con Falete) y entre la tensión sexual y las barbaridades que le soltaste al jefe no sale nadie ni a tomar el café, aunque haya resaca es el día que más se trabaja del año. A esto se le une que siempre hay el típico graciosillo que se fue antes de tiempo y pregunta "¿qué, me perdí algo anoche?" Momento en el que un tenso silencio es acompañado de miradas a los pies hasta que un buen alma samaritana contesta "no, nos fuimos pronto".
Pues en el fondo todas esas cosas tienen su gracias y, aunque en mi empresa anterior al paro no se prodigaban ultimamente con cenas, las voy a echar de menos, por lo que debería lanzar una nueva propuesta a ZP: si no quiere que nos revelemos los 4 millones y pico de parados de España y entremos en huelga de hambre como De Juana Chaos (a él parece que le funcionó y se quedó con un figurín...) páguenos una cena de empresa navideña. no digo que a los 5 millones juntos, que molaría, pero nos puede diversificar por zona geográfica o por sector y no se olvide de la paga extra que al final, cumpliremos nuestras amenazas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario